¿Son los mapas térmicos simplemente una potente herramienta visual de visualización de la planta o sirven para algo más? ¿Son un «nice to have» o son imprescindibles para una correcta termografía? ¿Por qué son más caros que las termografías convencionales?

Solardrone ha transicionado recientemente a ofrecer a sus clientes mapas térmicos + rgb, y este post explica el porqué de dicha transición:

Cada vuelo en una planta fotovoltaica genera más de 6.000 imágenes/MWp. Miles de imágenes inconexas que se revisan manualmente para detectar, localizar y clasificar cada módulo con anomalías. Los vuelos generan secuencias de imágenes de este tipo:

Es relativamente obvio detectar una anomalía dentro de esas imágenes pero, cuando nos encontramos en plantas fijas o de seguidores a 1 eje, ocurre muy a menudo lo siguiente: tenemos detectada una anomalía térmica dentro de un inmenso mar de módulos sin ninguna referencia visual. Y las coordenadas GPS de la aeronave no son suficientes para saber en qué columna se encuentra dicho módulo exactamente:

Problema de la localización en plantas fijas y de seguidores a 1 eje.

La única opción en estos casos es contar manualmente, foto por foto dentro de la secuencia de imágenes capturada, hasta saber en qué columna está dicho módulo con anomalía.

Este arduo proceso de conteo, al ser manual, genera multitud de errores. 1 de cada 20 módulos aproximadamente se localizan erroneamente siguiendo este método tan utilizado actualmente en la industria.

Localizar un módulo correctamente o asegurar su trazabilidad no debería ser un «nice to have» sino un «must to have».

El cosido de imágenes (mapas térmicos) permite solventar este problema. El mapa térmico (3 cm/pixel) + RGB (<1 cm/pixel)  es la única solución para asegurar que todos los módulos de plantas fijas y con seguidores a 1 eje han sido termografiados y localizados correctamente.

Esto es más sencillo decirlo que hacerlo. Los mapas térmicos traen un gran  desafío técnico y requieren de una gran cantidad de tiempo extra durante los vuelos que se realizan en campo (hasta el triple de tiempo). Esto aumenta los costes y la complejidad de operación, además de limitar la resolución a 5 cm/pixel.

Solardrone ha invertido gran cantidad de recursos en i+D para conseguir la solución más óptima: en lugar de realizar un mapeado de todo el terreno de la planta, incluido suelo, se realiza solamente un cosido lineal de los paneles fotovoltaicos, de manera que se optimiza enormemente el tiempo de vuelo, consiguiendo tiempo idénticos a si no se estuviera realizando un mapa térmico. Es el equilibrio perfecto entre tener la mejor solución técnica y el mejor coste.

A modo resumen, la siguiente tabla clarifica las ventajas de trabajar con mapa térmico y la confirmación de que es el camino correcto a seguir a la hora de realizar termografías aéreas en parques fotovoltaicos:

Solicitar más información